Educar las emociones

22-01-2017 0 comentarios Concha Lopez

DIFERENCIA ENTRE EMOCIÓN Y SENTIMIENTO

EMOCIÓN

• Una emoción es un cambio interno pasajero que aparece en respuesta a los estímulos ambientales. Tanto las emociones como todas las reacciones corporales asociadas a ellas, sirven de base para los mecanismos básicos de la regulación de la vida, es decir, se encuentran fundamentalmente al servicio de la supervivencia. Por ejemplo, cuando tenemos miedo sentimos que el corazón se acelera, pensamos que estamos en peligro y nuestra respuesta puede ir encaminada hacia huir o enfrentarnos.

Si estamos tristes notamos pesadez en el cuerpo, pensamos de manera negativa sobre nosotros o los demás y la reacción más natural es la de dejar de hacer cosas.

• Las emociones son intensas y de corta duración, preceden al sentimiento y dependen de las sensaciones y de las percepciones.

SENTIMIENTO

• El sentimiento surge como resultado de una emoción que permite que el sujeto sea consciente de su estado anímico.

• Los sentimientos no siempre vienen acompañados por acontecimientos externos. Un sentimiento lo podría activar un pensamiento. Ejemplo: el sentimiento de tristeza por la muerte de un ser querido (nos acordamos de esta persona ya raíz de este pensamiento sentimos tristeza).

¿Qué deben aprender los niños sobre las emociones?

En primer lugar, una buena educación emocional incluye enseñar que no hay emociones "buenas" ni "malas", o "nocivas" y "peligrosas".

Todas y cada una de las emociones son necesarias. Son innatas y naturales del ser humano, y las necesitamos porque todas cumplen su función, incluso las llamadas emociones negativas.

 

TIPOS DE EMOCIONES

Familia Las emociones se clasifican en dos grandes categorías:

Emociones  BÁSICAS (emociones primarias o elementales)

Son aquellas emociones que no son aprendidas, sino que son universales e innatas, y se asocian con una expresión facial concreta.

Todos los seres humanos, independientemente de nuestra cultura o educación, tenemos la misma expresión facial ante ciertas emociones, como son la alegría, la tristeza, la ira, el miedo, la sorpresa y el asco.

Emociones SECUNDARIAS.

Dependen en mayor grado del desarrollo de cada persona (las respuestas emocionales difieren ampliamente de unas personas a otras).

Algunos ejemplos de emociones secundarias son la ansiedad o la hostilidad.

 

¿QUÉ ES LA AUTOCONCIENCIA  EMOCIONAL?

La autoconciencia emocional es la capacidad de tomar conciencia de los propios estados internos y de saber regularlos, así como los efectos que estos tienen sobre nuestro estado físico, nuestro comportamiento y nuestro pensamiento.

Una persona con autoconciencia emocional es capaz de:

  • Conocer qué sensaciones está sintiendo y por qué.
  • Comprender los vínculos que existen entre sentimientos, pensamientos y acciones.
  • Conocer la manera en que los sentimientos influyen sobre las decisiones que se toman.
  • Saber expresar las emociones de manera adecuada.

 

 ¿CÓMO SER MÁS CONSCIENTES DE NUESTRAS EMOCIONES?

Casi siempre estamos experimentando alguna emoción en nuestra vida diaria. Sin embargo, si estas emociones son de baja intensidad o muy sutiles no les hacemos caso. Sólo atendemos a nuestras emociones si nos desbordan o son especialmente intensas.

Es importante hacer una pausa mental y mirar hacia nuestro interior para intentar captar el murmullo de las emociones.

Para desarrollar la autoconciencia emocional hay que preguntarse:

  • ¿Qué siento ahora mismo?
  • ¿Cómo estoy actuando?
  • ¿Qué pienso de esta situación?
  • ¿Qué quiero?
  • ¿Qué elementos de la situación me están provocando esta emoción?

Para regular las emociones es clave ser capaz de percibir y comprender cada emoción que sentimos, es decir, saber ponerle un nombre a la emoción (una etiqueta verbal) y comprender qué la ha generado y qué efectos ha tenido.

 

LA IMPORTANCIA DE ENSEÑAR AL NIÑO REGULACIÓN EMOCIONAL

Regular las propias emociones nos evitará muchos problemas a la hora de relacionarnos con los demás.

Que los niños sepan regularse emocionalmente les enseñará a:

  • Poder enfrentarse a nuevas situaciones por ellos mismos
  • No dejarse llevar por el primer impulso
  • Poder crear y enseñar una respuesta alternativa para poder controlar su emoción

Además, regular sus propias emociones les hará sentirse mejor, aspecto muy importante porque las emociones repercuten en nuestra salud.

Si no comprendemos lo que sentimos y por qué lo sentimos, tampoco conseguiremos comprender por qué pensamos y actuamos de una determinada manera.

 

PAPEL  DE LA FAMILIA

Famila La familia toma una gran relevancia, ya que en casa se vivirán por primera vez situaciones de ira, rabia, tensión, etc., es decir las emociones negativas, más difíciles de controlar, ante la desobediencia de los niños.

Los padres deben dar ejemplo regulando también sus propias emociones y no dejándose llevar por el primer impulso, utilizando el diálogo y respuestas alternativas al primer pensamiento, posiblemente más coercitivo.

Los padres tienen un papel crucial, son el primer elemento socializador de   los niños ya que a casa es donde se inician las primeras relaciones y vínculos afectivos con ellos, además de que sirven como un modelo de comportamiento para sus hijos.

Estos imitarán o generalizarán más las acciones que ven de sus padres que las cosas que les dicen, por esta razón es importante que los progenitores deben tener una buena educación emocional, si un padre sabe identificar bien sus propias emociones facilitará a su hijo que  sepa qué le pasa,  podrán ayudar a los niños a ser emocionalmente inteligente .

Ante las diversas  situaciones emocionales que en el día a día se viven en familia, los padres se dan cuenta de  la necesidad de una formación en esta parte vital de "hacer de padres".

¡Si te ha gustado puedes compartirlo en tus redes sociales!

Haznos saber lo que piensas

* Campo requerido

Comentarios (0)