Cerebro y alimentación

22-01-2017 0 comentarios Concha Lopez

Decía Virginia Woolf que “no se podía  pensar bien, amar bien,  ni dormir bien,  si no se había cenado bien.”

El cerebro es una intrincada maraña de neuronas o células nerviosas  interconectadas  mediante unas  sustancias químicas muy simples, la misión es transmitir mensajes de una célula  nerviosa a otra.

El cerebro representa sólo el 2% de nuestro  peso, sin embargo, necesita alrededor del 20% de la energía que ingerimos.

Si nosotros "somos lo que comemos", entonces nuestro cerebro también dependerá de lo que comemos.

Por tanto, podemos mejorar la salud y las funciones del cerebro a través de la alimentación.

¿NUESTRA  DIETA   AFECTA   LA   FUNCIÓN   CEREBRAL?

La nutrición es fundamental para la función cerebral. Nuestro cerebro, como cualquier parte de nuestro cuerpo, necesita alimentarse.

En función de los nutrientes que reciba, su actividad será diferente.

Es decir, la composición de cada comida tiene un efecto directo en la producción de las señales químicas del cerebro.

Estas sustancias, responsables de la transmisión de información a lo largo del sistema nervioso, son los llamados neurotransmisores, y pueden modularse en parte por nuestra alimentación.

Cada uno de los neurotransmisores existentes  -hay unos 50 diferentes-  tiene una misión específica.

Para formarlos, se requieren determinados nutrientes que proporcionan  los diferentes alimentos.

 

¿QUÉ CONSEGUIREMOS  COMIENDO  CORRECTAMENTE?

Al comer correctamente:

  • Mejorará nuestro estado de ánimo
  • Pensaremos más rápido
  • Tendremos más memoria
  • Nos podremos concentrar mejor

 

FUNDAMENTALES EN LA DIETA:

  • GLUCOSA
  • HIERRO
  • Otros NUTRIENTES esenciales

La GLUCOSA  es la única fuente de energía que tiene el cerebro.

LegumbresProviene de comer alimentos ricos en carbohidratos, legumbres, frutas y vegetales, así como productos lácteos.

El metabolismo de las neuronas es el proceso celular de transformación de las moléculas que reciben de la sangre para generar energía y formar   nuevas estructuras, como son las proteínas, que fluyen dentro de ellas.

Para que el metabolismo de las neuronas se realice con normalidad es necesario que reciban mucha sangre con oxígeno y glucosa.

Cuando un grupo de neuronas está cumpliendo una función (hablar mucho, pensar en profundidad, recordar con intensidad, leer mucho tiempo, caminar mucho rato, etc.), su metabolismo aumenta notablemente.

 

¿CÓMO  OPTIMIZAR  EL  RENDIMIENTO  INTELECTUAL?

Cuando se realiza un especial esfuerzo cerebral, las áreas implicadas  son capaces de pedir  un "suplemento" de glucosa y de oxígeno para satisfacer el aumento de su actividad.

El "proveedor oficial" de la glucosa son los hidratos de carbono.

Comiendo alimentos con altos contenido en glúcidos , mejoramos el aporte de glucosa al cerebro: pastas, patatas, fibra, cereales y legumbres.

El HIERRO es  fundamental para el desarrollo cerebral de niños y adolescentes.

Tanto la deficiencia como el exceso de hierro pueden afectar negativamente la función cerebral

Es imprescindible para que la sangre transporte el oxígeno a todo el organismo, incluido el cerebro. Si el aporte de oxígeno al cerebro no es el adecuado, por una baja concentración de hierro en la sangre, puede influir en alteraciones de la actividad cognitiva y del sistema nervioso central.

El desarrollo del sistema nervioso y específicamente del cerebro, depende en gran medida de la presencia de hierro.

Alimentos con hierro:

  • Marisco de concha: ostras, almejas, mejillones, berberechos.
  • Peces: anchoas, sardinas y boquerones
  • Cereales integrales
  • Yema de huevo
  • Víscera: hígado de ternera
  • Legumbres: soja, judías, lentejas, garbanzos
  • Verduras de hoja verde oscura: espinacas y acelgas
  • Carnes rojas
  • Frutos secos
  • Frutas: uva, mango

Otros  NUTRIENTES esenciales:

Vitaminas, minerales, ácidos grasos, proteínas ... Un exceso o un defecto  del nutriente necesario puede afectar al sistema nervioso.

Una alimentación desequilibrada puede producir carencias específicas de algunos de los nutrientes, que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como: apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración e incluso depresión.

 

LA ALIMENTACIÓN DURANTE LA ADOLESCENCIA

• Entre los 12 y 19 años una buena alimentación es muy importante porque los jóvenes experimentan en esta época un crecimiento acelerado en longitud y masa corporal conocido como estirón puberal.

• Una dieta inadecuada puede llegar a perjudicar tanto el desarrollo físico como el mental. Por eso es importante que el adolescente adquiera unos hábitos alimentarios correctos para prevenir alteraciones derivadas de una alimentación desequilibrada.

• En esta etapa de la vida, el desgaste físico diario se une el agotamiento psíquico que produce la rutina académica y, muy especialmente, la época de exámenes.

• En época de exámenes  NO es necesario aumentar el aporte de calorías. Lo que hay que cuidar es el suministro de determinados nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del sistema nervioso:

  • Vitaminas del grupo B y E
  • Sales minerales - potasio, magnesio y zinc
  • Oligoelementos - litio, silicio, selenio y cromo

EstudiandoEstos nutrientes están relacionados con la capacidad de concentración, la memoria, el rendimiento intelectual e incluso el estado de ánimo.

• Tomar un desayuno completo ayuda a afrontar el día con energía y no sufrir déficits de glucosa que repercuten negativamente en el rendimiento escolar.

• Como primer plato, habría que incluir diariamente una ensalada o un plato de verdura cocida (sola, combinada con arroz o pasta o patata o legumbre o como guarnición en segundos platos).

• Las legumbres no deben faltar, al menos dos veces por semana, en la época de exámenes. Contienen hidratos de carbono, fibra y proteínas vegetales. Para mejorar el aprovechamiento del hierro de origen vegetal, conviene acompañar la comida con alimentos ricos en vitamina C (pimientos, cítricos ...).

• De segundo plato, carne y pescado, huevos (no más de cuatro veces por semana). Estos alimentos son la fuente principal de proteína de buena calidad, hierro fácilmente aprovechable por el organismo, zinc, fósforo, vitamina A (yema de huevo y pescados grasos) y vitamina B.

• Para postre, lo mejor es la fruta fresca (al menos, 2 piezas al día y que una de ellas sea cítrica por su riqueza en vitamina C)

• Sustituir las bebidas azucaradas por otras igualmente refrescantes y más nutritivas, como zumos naturales de frutas u hortalizas, o incluso agua e infusiones.

• En las comidas entre horas, se puede tomar trozos de fruta o zumos, yogures o batidos lácteos, cereales, tostadas, frutos secos, sándwiches vegetales ... en lugar de productos más energéticos y menos nutritivos (snacks, repostería, bollería, golosinas ...).

 • No se deben realizar dietas especiales sin conocimiento de causa, ya que pueden provocar mareos o lipotimias, cansancio, irritabilidad, alteraciones en el sueño, depresión ... repercutiendo negativamente sobre la salud y la capacidad intelectual .

Es por ello que hay que remarcar que con una alimentación bien planteada y que incluya alimentos de todos los grupos se pueden cubrir perfectamente la totalidad de las necesidades de energía y nutrientes, sin recurrir a ningún tipo de suplemento.

 

IMPORTANCIA DEL EJERCICIO FÍSICO

El ejercicio físico mejora el funcionamiento del cerebro a todas las edades.

Se ha demostrado científicamente que el ejercicio físico aumenta la función cognitiva y cerebral, mejora el aprendizaje y la memoria, y protege contra las enfermedades degenerativas de las neuronas.

El ejercicio físico:

  • Genera la producción de la hormona de crecimiento en el cerebro que ayuda a revitalizar las neuronas.
  • Mejora la función cerebral en los niños.  Los niños deportistas sacan mejores notas en el colegio.
  • Mejora su comportamiento en el aula y, con ello, aumentan las probabilidades de una mejor concentración y por tanto unos mejores  contenidos académicos.

¡Si te ha gustado puedes compartirlo en tus redes sociales!

Haznos saber lo que piensas

* Campo requerido

Comentarios (0)